viernes, 20 de septiembre de 2013

Jamie Foxx x 2: Django desencadenado y La caída de la casa blanca



DJANGO UNCHAINED (Django desencadenado), 2012, EEUU, Quentin Tarantino

Jamie Foxx, Christoph Waltz, Leonardo DiCaprio, Kerry Washigton, Samuel L, Jackson, Walton Goggins, Dennis Christopher, James Remar, David Steen, Don Johnson

A Tarantino le llegó rápido la celebridad, si Reservorio de perros (Reservois dogs, 92) llamó la atención, Pulp Fiction (94) lo elevo a director de culto, y no es gratuito, posicionado como uno de los mejores directores con dos films, y sabida su cinefilia al cine clase B prueba con un blaxploitation Jackie Brown (97) su película menos recordada, no por eso mala, después el díptico Kill Bill vol 1 (2003), y Kill Bill vol 2 (2004) lo reponen como cineasta a seguir, su afán lúdico lo hace dirigir Death Proof (2007) homenaje-calco al cine  B que tanto consumió en su juventud como trabajador de video club.
Malditos bastardos (Inglourious Basterds, 2009)  lo reencuentra con los premios, e incluso es nominada a mejor film, pero es Django desencadenado quien le hace ganar otro Oscar a mejor guión original.

Era notoria su afición al western, así que era previsible que en algún momento se anime a hacer uno, Django toma el mismo nombre del protagonista de la película de Sergio Corbucci y que hizo de Franco Nero un héroe clásico del spaguetti western.
El dentista alemán King Shultz compra a Django para que le ayude a dar con unos prófugos, es que aparte de doctor, es un cazar-recompensas empeñoso. El alemán es una persona de buen corazón y ayuda a Django a ubicar e intentar liberar a su mujer Broomhilda, esclava en casa de Calvin Candie gran y rico hacendado.

Los dos Django; Foxx y Franco Nero
Dos cosas me llamaron la atención de Django, el destacable trabajo de su reparto, empezando por Christoph Waltz medido y  manipulador, DiCaprio con ese aire soberbio y un Samuel L. Jackson avejentado e interpretando a un negro insolente y concesivo con su amo, todos ellos hacen del film algo que supere cualquier expectativa.

Lo otro, es la medida exacta en que se apropia y hace suyo el género, tanto que Luis Bacalov es el autor del tema Django de este film, igual que el Django del 66 (y claro además ya había colaborado con algunos temas para Kill Bill que tiene referencias al género también), los créditos en rojo le dan un aspecto vintage- homenaje, todo recuerda y rememora el género, los planos, las secuencias, etc.

WHITE HOUSE DOWN (La caída de la casa blanca/ Asalto al poder) 2013, EEUU, Roland Emmerich
Channing Tatum, Jamie Foxx, Maggie Gyllenhaal, Jason Clarke, Richard Jenkins, Joey King, James Woods, Nicolas Wright

Siempre lo he dicho Emmerich tiene un afán destructivo, en sus films se destruye Estados Unidos siempre, ahí están El día de la independencia (Independence day, 96), Godzilla (98), El día después de mañana (The day after tomorrow 2004) o 2012 (2009).

Esta no es la excepción, ahora el blanco es la Casa Blanca, con un guión casi ridículo que está bien empeñado en ser creíble, es una historia de terroristas- golpistas con ínfulas de justicia pero que en realidad, y por lo bajo, son meros mercaderes capitalistas.

Digno argumento para una nueva versión de Duro de matar, Channing Tatum es un joven padre especialista en seguridad que solito se baja a todos los malos protegiendo así al presidente negro, ídolo de su hija, (nótese la cantidad de presidentes negros en los films desde que Obama llegó al poder), para que no comience una 3ra. guerra mundial.

Bye Casa Blanca
Con una niña sabionda y bloguera que sin temor graba cada paso de los terrucos gringos dando vueltas por ahí,  mucha sobreactuación de un James Woods muy correcto (en su enésima interpretación de malo de turno) y un Richard Jenkins que destaca entre todos, el film es una sucesión de eventos que solo emociona porque puedes ver (y mira como somos de sádicos) como explotan y se vuelan la casa de Obama. 

 Si te parecía que Godzilla y Día de la independencia eran malas, no te puedes perder esta, es peor. Un entretenimiento vacío, cuyo único mérito es ver… no, no hay forma, no le veo nada bueno. Porque ni como crítica al sistema funciona, como si lo hacía Godzilla (ese mensaje ecologista infiltrado) tampoco como panfleto nacionalista (ID4).



domingo, 8 de septiembre de 2013

Rebel Wilson x 2: Pitch perfect y Bridesmaids



PITCH PERFECT (Dando la nota/ notas perfectas/La Guerra de los sexos)  2012, EEUU, Jason Moore
Anna Kendrick, Skylar Astin, Ben Platt, Brittany Snow, Anna Camp, Rebel Wilson, Alexis Knapp, Ester Dean, Hana Mae Lee, Kelley Jakle

Jason Moore tiene el oficio que le da haber sido director de tv en series como Dawson’s creek, Everwood y una nominación en los Tony por la dirección del musical ‘Avenue Q’. Su primer film, Pitch Perfec, basada en la primera novela de Mickey Rapkin, es un musical, en ese mismo género de competencias juveniles que van directamente al público teenager y que tiene entre su máximes más populares a Triunfos robados (2000) en lo pop y bordando la maestría en ese género a Mile8 (2002).

 Beca (Anna Kendrick) entra a la universidad, algo huraña y fastidiado porque su padre la obliga a quedarse en esa escuela proponiéndole que se una a un grupo y si a fin de año, aún no está a gusto puede ir a Los Ángeles a iniciar su carrera como Dj, que es su gran sueño.
Así se une al grupo femenino de música acapella llamado Las Barden Bellas que tiene que competir contra otro grupo de la universidad, los Treblemakers, para acceder y ganar los nacionales.

Como muchos films del género estamos frente a un grupo de chicas inusuales que deben esforzarse mucho para lograr dar la talla en la competencia, lideradas por Aubrey (Anna Camp) los continuos roces entre ella y Beca harán que se planteen seguir el estilo clásico de canciones del siglo pasado o innovar para ganar.

Rebel cantando Turn the beat around
La película no oculta los guiños al género, desde The sign de Ace of Base (que nos devuelven a los 90s) o la clásica Don’t you de Simple Minds del film de culto de The Breakfast club (85, John Hughes) que rememoran y sirve de homenaje, pero si a eso sumamos que la competencia tiene como segundo plot el romance entre Beca y Jesse (Skylar Astin) estamos frente a un film que sigue completamente los parámetros del género (y ahí viene el siguiente guiño; Beca le dice a Jesse que no le gusta ver películas porque son muy predecibles, igual que esta película) y no teme arriesgarse.

Pitch Perfect (estrenada en Lima con el incomprensible título ‘La guerra de los sexos’) tiene todo para hacerse de adeptos, resalta sobre todo Rebel Wilson que esta impagable interpretando Turn the beat around, y robando escenas durante el film.

El film obtuvo el premio a la mejor escena musical en los MTV movie awards superando incluso al solo de Hathaway en Los miserables o la escena de baile en "The Perks of Being a Wallflower" y Wilson el de revelación.
Anna Kendrick sigue sumando protagónicos desde su nominación a mejor actriz secundaria por Up the air (2009) y hace buena pareja con Skylar Astin, ambos muy bien, solo espero que lo nuevo del director sea igual o mejor y no se estanque en películas de adolescentes o jóvenes. Creo que no le iría mal en otro musical.


-



BRIDESMAIDS (La boda de mi mejor amiga/ Damas en guerra ) 2011, EEUU, Paul Feig
Kristen Wiig, Maya Rudolph, Rose Byrne, Melissa McCarthy, Wendi McLendon-Covey, Ellie Kemper, Rebel Wilson

Paul Feig tiene como experiencia ser director de series de tv, éste es su primer film y no está nada mal. Damas en guerra fue nominada al Oscar a mejor guión (de Kristen Wiig) y mejor actriz secundaria (Melissa McCarthy).

Annie (Kristen Wiig) está en bancarrota, despedida de su trabajo y usada por un tipejo que solo la quiere para sexo, pasa por un mal momento que empeora luego de que tiene que rivalizar por la amistad de su mejor amiga Lillian que esta próxima a casarse, la entrometida Helen (Rose Byrne) sin querer (¿o queriendo?) logra sacar más de una vez de sus casillas  a Annie, robándole el  título de madrina de la boda.

Totalmente irreverente y en especial gracia, Kristen Wiig logra un papel sobresaliente, al borde de la neurosis en todo el film (me imagino a Almodóvar filmando esta película de mujeres), sacada de quicio al milímetro ve como su vida se va yendo abajo en lo profesional y sentimental, con la ayuda de Megan, la cuñada de la novia (Melissa McCarthy) logra reponerse y tratar de rehacer su vida y amistarse con su amiga de infancia para asistir a la boda.

Wiig tiene experiencia en The Saturday night live y sabe lo que funciona, aquí entre los gags escatológicos y la comedia física, el film avanza de maravilla logrando superar la media de comedias venidas desde Estados Unidos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails