miércoles, 12 de junio de 2013

Faye Dunaway x 2: Supergirl y Network

Faye Dunaway, es una de esas hermosas actrices que conocemos poco, y que han tenido papeles clásicos, por los que obtuvo tres nominaciones al Oscar a mejor actriz, por Bonnie & Clyde (67), Chinatown (74) y Network (76) debo reconocer que ignoro gran parte de su filmografía ya que en los últimos años, no ha hecho muchos trabajos destacables, pero valga la ocasión para conocerla un poco más por estas dos películas

SUPERGIRL, 84, EEUU, Jeannot Szwarc
Faye Dunaway, Helen Slater, Hart Bochner, Peter Cook, Mia Farrow, Marc McClure, Maureen Teefy, Brenda Vaccaro, Simon ward, Peter O’Toole

Luego de Superman 3, el fanatismo por el supes estaba en su máximo apogeo, y no hubo mejor ocasión que aprovechar esto para hacer un spin off.
La joven Kara (Helen Slater), su familia, así como un grupo de kriptonianos se han refugiado en Argo City un lugar en el ‘espacio interior’; luego de la destrucción de Kriptón.
Uno de sus fundadores Zaltar (Peter O’Toole) ha robado el Omegaedron una de las fuentes de energía de la ciudad. Él piensa irse a otro planeta (quizás Venus comenta), pero mientras conversa con Alura (Mia Farrow) descuida el Omegaedron que llega a manos de Kara que accidentalmente rompe una de las pantallas protectoras de la ciudad perdiendo la poderosa esfera. Zaltar se autoinculpa y mientras discuten sobre su irresponsabilidad Kara sube a una nave para buscar el Omegaedron que como suponen ha llegado a la tierra.
Así comienza Supergirl, con Kara buscando la esfera para evitar la destrucción de su hogar, sin saber que se encontrará con una ambiciosa némesis y posiblemente su primer amor.
Faye Dunaway es la bruja Selena que magnifica sus poderes al encontrar el omegaedron, ella buscará destruir a nuestra heroína y reclamar el amor de Ethan (Hart Bochner ) objeto del deseo de ambas. Porque aquí, en esta lucha de chicas, es el hombre el que es capturado, embrujado, rescatado, es lo que me gusta del film que aquí el galán es el que ocupa el lugar de damisela en peligro. 

Decía que Supergirl está emparentada a los films de Superman, y se hace evidente a penas al llegar, Superman cumple una misión fuera de la tierra, Kara asume una doble identidad (se hace llamar Linda Lee) como prima de Clark Kent, y así se inscribe en una escuela, en la que ¡oh casualidad! Viene a ser compañera de cuarto de Lucy Lane, hermana menor de Louis Lane.

Para terminar la relación con las demás películas, el joven Jimmy Olsen interviene como interés amoroso de Lucy Lane, todo encaja.
Que la brujería es uno de los puntos débiles para Superman no es novedad, aquí se usa para vencer a Supergirl y mandarla a la zona fantasma, esa de la que nadie sale (excepto nuestra rubia favorita), la historia es tan simple y naif que enternece, es en serio, una adolescente chica linda y rubia contra la maléfica Selena todo para enmendar el error que cometió, el poner en peligro su planeta.

Se puede ver todo como un viaje iniciático, una chiquilla traviesa e irresponsable se hace cargo y en el camino logra su objetivo madurando y recomponiendo las cosas, pero me gusta más verlo como una pequeña excentricidad. Una película divertida para satisfacer a niñas en busca de referentes a los cuales admirar. Porque Kara/ Linda/ Supergirl logra mostrar una heroína con una candidez digna de una película para canal Disney, una linda y rubia jovencita a la que solo le falta cantar para ser emule de Demi Lovato o Selena Gomez
Faye Dunaway, luce cómoda como la mala del film, supongo que habrá pensado, esto es para divertirse y pagar la renta del depa. Chamba es chamba amiga.
 

NETWORK, 76, EEUU, Sidney Lumet
Faye Dunaway, William Holden, Peter Finch, Robert Duvall, Wesley Addy, Ned Beatty, Arthur Burghardt, Bill Burrows, John Carpenter, Jordan Charney, Kathy Cronkite

No había visto Network antes, sabía que era una cruel critica a los medios de comunicación y que había obtenido 4 Oscar (Peter Finch a mejor actor, Dunaway a mejor actriz, Beatrice straight  mejor actriz secundaria y mejor guión original) si obvias que está planteada con un estilo de narración más pausado al que nos a acostumbrado Hollywood, y que tiene un tufillo moralista en el personaje de William Holden, tienes una película impresionante.

Howard Beale (Peter Finch) presentador de noticias es despedido de su noticiero por baja audiencia tiene dos semanas más pero el decide anunciar su suicidio por televisión, provocando su retiro inmediato del canal. Su amigo Max Schumacher ( William Holden) lo calma y así, Beale se disculpa y pide una última vez frente al noticiario para despedirse adecuadamente, pero en vez de eso da un discurso sobre lo fregado que es la vida generando audiencias increíbles. Lo que alegra al canal y le dan un espacio para que siga con sus motivadores mensajes.
Mientras Diana Christensen intent crear un reality sobre unos terroristas esperando continuar el éxito imparable que tiene el show de Beale.

Es una película antigua, y por ende se ve lenta sin la edición precipitada o la imponente música con la que nos machacan hoy en día, pero tiene excelentes actuaciones.
 Ver a Peter Finch gritando como poseso “Estoy más que harto y no quiero seguir soportándolo” es casi épico, Dunaway es cruel y sin remordimientos, me gustó menos el papel de Holden que siempre traía hacia metáforas de su vida con una soap opera. Network (curioso que el título con el que también se le conoce sea Un mundo implacable). 

Hay que ver también como se retrata al mundo de la televisión, una despiadada visión, sin remordimientos buscando solo su interés, el final es épico, porque bordea lo inaudito pero que no desentona teniendo en cuenta todo lo que han hecho los programadores de la cadena.

En resumen, es buena, es antigua y quizás eso hace perder el interés a algunos (luce muy vieja teniendo en cuenta que ahora se habla de redes sociales y la inmediatez de la información) pero sirve como una visión de la televisión de los 70, como una hagiografía exagerada del mundo televisivo.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails